“Full Dark, No Stars” Parte 4/6 (“Fair Extension″)

FAIR EXTENSION, FAIR PRICE decía el letrero, algo así como extensión justa por un precio justo.

Este es un relato breve, muy interesante, super divertido y bastante entretenido de leer, solo me tomó una sentada para pasar frenéticamente sus 30 y pico de páginas y llegar a una conclusión un poco repentina, pero satisfactoria.

Cuando me refiero a divertido, tendrían que leerlo por si mismos, trataré de traducir lo mejor que pueda una pequeña parte, para que sepan a que me refiero (partes salteadas, no muy fiel letra por letra, para no estropear nada):

─ Vendo extensiones, todo el mundo quiere una extensión, si eres una joven con amor por las compras, te vendería una extensión de crédito. Si tu órgano sexual es pequeño, te vendo una extensión de pene. No podría reducir tu nariz, no hago reducciones, mi especialidad son las extensiones, un producto muy americano. Veo que te estás quedando calvo, ¿quieres una extensión de cabello? También he vendido extensiones de amor.

“Para los que están en deuda, les ofrezco extensiones de tiempo. Una vez vendí una extensión ocular a un piloto de la Fuerza Aérea que sabía no pasaría el examen de la vista y, en otra ocasión, vendí una extensión de la realidad a un pintor que se estaba dejando ahogar por una esquizofrenia-paranoide. Me imagino que tú, con cáncer, necesitas una extensión de vida. Se puede hacer, por el precio correcto.

Más o menos por ahí anda el relato: un atardecer naranja, dos hombres frente a un solar en una desolada avenida hablando de negocios; uno pensando que el otro es un paciente mental, el otro hablando con seriedad y experiencia; uno con cáncer y el otro, por el precio justo, ofreciendo 15 años (ó 20 ó 25) más de vida.

Todos sabemos que pasa cuando hacemos negocio con el enemigo. Elvid, es el enemigo en ésta historia y, si has jugado Scrabble, podrías deducir con tan solo intercambiar unas letras que Elvid = Devil.
Ahora bien, ¿que pasaría si, en vez de ser burlado y engañado, se cumple la palabra de lo que te prometen? Nada de tener tu alma reclamada y todo aquello que se ve en películas. Y no digo que esto no traerá consecuencias, todo tiene sus repercusiones.

Una historia que imaginé que quedaría mejor en su anterior colección de relatos “Just After Sunset” por el ambiente en que se desarrolla la trama.

Es una historia de castigo y sentimientos profundos enterrados en el fondo de una persona. Apreciamos cómo el rencor, los resentimientos, y, sobretodo, la envidia, pueden guiar tu vida por un sendero equivocado.

Dicho con las palabras necesarias, narrada de una manera que contagia, Stephen King, sin duda, lo ha vuelto a hacer otra vez, hasta ahora, mi favorito de la colección.

El próximo relato es un poco más largo, titulado “A Good Marriage“.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: