Margin Call

Margin Call es un film escrito y dirigido por J.C. Chandor con un presupuesto menor a cuatro millones de dólares y con un tiempo de duración de unos 107 minutos. Esos cuatro millones de presupuesto, supongo gastados en los actores y personal ya que la película, en su mayoría, se desenvuelve dentro de un edificio empresarial y los efectos y demás agregados son prácticamente nulos, o nulos en su totalidad.

Trata sobre un grupo de personas -empleados y superiores- dentro de una empresa que está enfrentando una posible crisis prematura y cómo este grupo de individuos actúan y toman decisiones.

Lo que hace de esta película una pequeña joya, aparte del guión y dirección, es su elenco: un extenso grupo de actores “Tipo B” -como diría yo-, liderados por Kevin Spacey y siguiendo con nombres como Stanley Tucci, Zachary Quinto, Demi Moore, Jeremy Irons, Paul Bettany y Simon Baker.

Este grupo de actores da vida al grupo empresarial, cada uno con sus características, sus emociones, sus perspectivas y sus miedos. Son introducidos de manera excepcional, con cierta jerarquía acorde a sus puestos dentro del negocio.

La trama nos mantiene tensos, nos hace sentir dentro de la empresa con una participación en mute y, aunque los tecnicismos son pocos, nos damos cuenta que no sólo somos nosotros los que no entendemos el funcionamiento de ciertas cosas dentro del edificio. Y es que, realmente, el problema en sí no es lo que nos ata a la trama, pero si es el motor que pone en marcha a los personajes pero, ¿acaso necesitamos ver o entender el motor de un carro para poder conducir aceptablemente?

Lo único negativo que podría resaltar de Margin Call es que en la última mitad de la película (después de unos excelentes 45-50 primeros minutos) la calidad desciende un poco, ya vamos entendiendo la psicología de cada personaje, sus motivos y qué los une a la empresa, conocemos las decisiones para la resolución del problema y, claro, la emotiva escena final, pero a pesar de todo, la última mitad no engancha tanto como la primera parte.

En fin, es una buena película, una pequeña joya dije anteriormente. Quizás empresarios, administradores o empleados en general disfruten más porque se puedan sentir identificados al ser subordinados, pero aún así, es apta para todo público adulto, de cualquier sector… y, antes de que lo olvide, el film está basado en supuestos eventos reales.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: