Opinión del Libro “Tell No One” (2001) de Harlan Coben

1195584El primer libro de Harlan Coben que leí fue The Stranger, y eso fue a principios de este mismo año. Tell No One ha estado en mi lista por casi una década, cuando un amigo me recomendó ver la adaptación fílmica y le respondí diciendo que la vería seguido leyera el texto.

Casi una década después… y puedo decir que leí Tell No One y disfruté de la adaptación francesa Ne Le Dis à Personne.

Tell No One se publicó en el 2001 y es la décima novela del autor norteamericano.

Todo aparenta ser una velada romántica; David Beck y Elizabeth celebran un aniversario más visitando el Lago Charmaine, más que una simple costumbre, un hábito desde la infancia. La noche empieza bien pero, una cadena de eventos conlleva a Beck a escuchar el grito de su mujer y luego… agua y oscuridad.

Ocho años después, Beck no supera la muerte de Elizabeth. Ocho años después, un extraño correo electrónico llega a su buzón… Pequeños detalles que solo él y Elizabeth conocen… ¿Podría ser..?

Tell No One es una de las novelas más populares de Harlan Coben (si no la más), e indudablemente entiendo porqué.

El libro es bastante intrigante; está lleno de secretos, giros y suspenso. Es una historia de amor (bastante difícil no superar un amor en ocho años, ¿verdad?) y misterio, con elementos de thriller.

Su prosa, para ese entonces y, entendiendo que solo había leído sus novelas más recientes, es un poco forzada pero causó nostalgia en mi ver como los autores tratan cada vez menos en sus entregas más actuales.

Tell No One salta entre perspectivas de distintos personajes, David Beck es el protagonista y sus ‘momentos’ son presentados en primera persona. El resto, tercera persona. Un estilo que creo es poco común, pero que funcionó muy bien para ésta historia.

La novela no es perfecta, tiene tantos giros y vueltas que a veces sentí que el mismo autor se perdía entre ellas. Muchas situaciones se vieron resueltas de una manera muy cinematográfica, con bastante conveniencia, diría yo. Además, el desenlace es demasiado ‘perfecto’ para mi gusto.

A pesar de ser bastante popular, estoy casi seguro de que podría encontrar otra obra de Harlan Coben que me guste más, no obstante, de las tres novelas que he leído de él, ésta es la mejor.

Por ahora descansaré de Coben; aquí tengo el libro nuevo de Stephen King. Además, hay otros autores que merecen una oportunidad y hay otros -como Dennis Lehane– cuyos libros imploran de mi atención. Pero pronto volveré a usted, Mr. Coben. Pronto.

Anuncios

Opinión de la Película “Enemy at the Gates” (2001)

enemy-at-the-gates-2001.13604No es mucho lo que puedo decir sobre tan conocida película, estrenada por allá, en el 2001. Enemy at the Gates recibió buenas críticas y aún es recordada por muchos, incluyéndome.

Hace ya bastantes años que vi Enemy at the Gates por primera vez. Una noche reciente la encontré en el catálogo de Netflix y quise revivirla. Así lo hice. Ahora, creo una pequeña entrada para inmortalizarla en ésta bitácora.

La película fue dirigida y escrita por Jean-Jacques Annaud (quien se encargó también de “Seven Years in Tibet”) y contó con actuaciones de Jude Law, Ed Harris, Rachel Weisz, Joseph Fiennes, Bob Hoskins y Ron Perlman.

Enemy at the Gates está ambientada en la Segunda Guerra Mundial, el campo de batalla es Stalingrad y quienes combaten son los rusos contra los alemanes.

Vassili Zaitsev (Jude Law) es un ruso con excelente manejo del rifle y, uno a uno, va acabando con la defensa alemana, hiriendo profundamente su ego y moral. Los alemanes no tienen de otra que buscar a alguien que pueda igualarlo -o mejorarlo-; y es cuando entra König (Ed Harris) en acción. La película se vuelve una batalla táctica, donde la inteligencia determinará quién es el gato y quién es el ratón.

Puedo decir que Enemy at the Gates ha sobrevivido al paso del tiempo. Sigue siendo una película muy buena, siempre que se vea como ficción.
Historiadores y estudiantes han criticado la veracidad de los hechos narrados aquí, pero yo solamente la vi -y la volví a ver- como una película más.

Las actuaciones son muy buenas, aunque actores como Jude Law y Rachel Weisz pasaron a hacer mejores cosas después de ésto. Joseph Fiennes me sorprendió mucho, me intriga el porqué no llegó más lejos en su carrera. Ed Harris y Bob Hoskins, por supuesto, añaden una buena colaboración a su amplio currículo, y no tengo ninguna queja de Ron Perlman; aceptable labor.

Como ya establecí, Enemy at the Gates sobrevivió al paso del tiempo. Quizás la vuelva a ver en 10-15 años más tarde, nadie sabe. Si aún no la han visto, puedo recomendarla abiertamente.

Opinión del Libro “Mystic River” (2001) de Dennis Lehane

DennisLehane_MysticRiverMuchos dirán que las novelas del género noir y de crimen no son comparables a las de décadas atrás. Muchos dirán que los autores contemporáneos no tienen la perspicacia de Agatha Christie, la gracia de los personajes de Sir Arthur Conan Doyle o la clase de Mary Higgins Clark. Me atrevería a refutar esas ideas con la obra de Dennis Lehane, Mystic River, publicada en el 2001.

Boston, Mystic River, The Point, The Flats… Un vecindario pobre, donde la clase trabajadora mayormente es blanca, donde los niños crecen para ser criminales (o policías), donde reina el abuso y la violencia… Imagino una ciudad de tonos grisáceos, quizás con una temperatura baja la mayor parte del tiempo y donde predomina un olor a cerveza, cigarrillos y agua pantanosa… No sé, quizás desvarío.

Jimmy, Sean y Dave, tres niños de 11 años, juegan y pelean en la calle, un auto se detiene frente a ellos, supuestos policías… Dave se marcha con ellos y, a pesar de que se escapa y regresa cuatro días más tarde, algo terrible sucede… Algo que cambia la amistad de los tres jovencitos para siempre.
25 años después sucede algo que los vuelve a unir, aunque no en las mejores condiciones.

La hija adolescente de Jimmy es brutalmente asesinada, Sean es el detective encargado del caso y Dave esconde secretos que lo convertirían, eventualmente, en un sospechoso.

Mystic River demuestra que en el odio y en el amor existe una escala de grises. Nos muestra cómo los secretos del pasado pueden adherirse a los problemas del presente de la persona. Cómo los impulsos pueden ser más fuertes que el razonamiento.

Mystic River es real, palpable… y duele.

Dennis Lehane logra no solo tejer una buena historia con exquisita prosa y sin desperdicio alguno; logra crear personajes poderosos y los coloca en lo más oscuro de lo urbano. Una caja repleta de personajes, un caso intrincado y todos buscando cómo resolverlo y cómo sufrirlo al mismo tiempo. Una caja que puede explotar a medida que nos acercamos a las páginas finales.

Mystic River es una lectura totalmente recomendada. Olviden lo añejo del género, olviden lo poco atractivo del ambiente, olviden la película (si acaso la han visto). Es uno de los mejores libros que he leído este año (y recuerden que les dije que se publicó hace poco más de una década). Es lo primero que leo de Lehane pero no será lo último, eso puedo asegurar. No tardará mucho tiempo sin que antes vuelva a colocar una entrada dedicada a alguna de sus obras… Definitivamente 5/5.

Mean Machine

 

Soy fanático del remake de la película “The Longest Yard” del 2005, la original no he tenido la oportunidad de verla y, debido al tiempo que lleva, es poco probable que lo haga (es del 1974).

Mean Machine (2001) está basada en esa película, pero en vez de tratarse de football americano, trata sobre soccer.

Danny Meehan es una ex-estrella del soccer quien cae preso, y si han visto The Longest Yard (cualquiera de las dos versiones), ya saben lo que viene a continuación. En caso que no la hayan visto; este personaje luego de estar en la cárcel es convencido de entrenar a un grupo de reclusos para jugar un partido contra el equipo de los guardias.

Mean Machine es una película inglesa cuyo reparto es bastante parecido al elenco de la película “Lock, Stock And Two Smoking Barrels” (de la cual les hablaré pronto). Entre ellos tenemos a Vinnie Jones, Jason Statham, Vas Blackwood, Jason Flemyng entre otros.

A pesar de poco diálogo (creo que menos de 15 palabras en toda la película) Statham es el personaje más cómico de la película y es indescriptible, tienen que verlo. ¿Y quién podría negar lo gracioso de esta cara?

Puede que Mean Machine no sea una obra de arte, ni un clásico… pero es todo lo que pretendía ser: pura diversión.
Veánla en grupos de amigos y, si tienen palomitas y refrescos, traten de sujetarlos bien, puede que los derramen durante las inesperadas escenas cómicas 😛

The Glass House

Luego de una pareja de esposos sufrir un trágico accidente, sus hijos Ruby y Rhett quedan huérfanos con una tremenda herencia y pasan al cuidado de una pareja, en Malibú, ellos fueron los vecinos de sus padres en tiempos atrás.

Al principio todo marcha bien, aunque con un poco de falta de adaptabilidad. Ruby empieza a hacer amigos en la escuela y Rhett empieza a obtener juguetes y modernos videojuegos. El abogado le informa a Ruby que su herencia supera los 4 millones. Poco tiempo después, Ruby se percata de los extraños acontecimientos en la casa y el sospechoso comportamiento de la pareja.

Según datos que recogí investigando para el review de esta película, supe que el corte original duraba alrededor de tres horas. Esto lo pienso y me vuelve loco. La película no es mala, pero es muy predecible, el arranque es lento y penoso y llega a aburrir por partes. Sin mencionar su falta de originalidad.

La actuación es otro apartado, para ser un thriller, contamos con muy buenas actuaciones, Leelee y Trevor lo hicieron muy bien, pero la pareja Glass (Diane Lane y Stellan Skarsgård) brillaron en sus roles. El conocido Chris Noth (Sex And The City) apenas tiene unos minutos en pantalla, pero son satisfactorios.

El ambiente, la atmósfera de la película es intensa, muy realista y nos transporta al lugar de los hechos, por así decirlo. Cada escena está bien escrita, bien dirigida, bien ejecutada. No hay quejas en ese departamento.

Y es que en verdad, casi todos los thrillers, -más que nada los contemporáneos-, no dejan de utilizar viejas fórmulas y personas estereotipadas, no existe una perfecta (quizás ni cerca). Como su nombre lo indica, solo quieren darnos algo más de una hora de un viaje que nos mantenga al borde de nuestros sillones, un poco de suspenso, un poco de acción, un poco de esto y lo otro, ¿ven? fórmulas.

No esperen mucha de esta película, aunque ya es algo vieja. Eso si, tiene actuaciones muy decentes para ser un thriller y el guión fue bien elaborado. Los diálogos son pasables, aunque se percatarán de algunos clichés, como casi cualquier película, de hecho.

No se quedará mucho tiempo en tu mente luego la acabes, pero cumple su objetivo, entretenerte por unos cuantos minutos; te mantendrá interesado.

La recomiendo solo si eres fánatico de este género de película o fan de uno de los actores, y claro, no verla con muchas expectativas, para no salir desilusionado.

 

Domestic Disturbance

Lo bueno del servicio de Netflix en República Dominicana -o latinoamérica- es que puedes llegar a ver aquellas películas clásicas que olvidaste o dejaste atrás, sin tener que molestarte en conseguirla por otra manera. Películas como la trilogía del Padrino, Scarface y conocidas como Armaggedon y El Sexto Sentido.

También, encuentras películas de actores que te gustan que no tenías idea, en este caso encontré a Domestic Disturbance, con las actuaciones de dos actores que admiro mucho, John Travolta y Vince Vaughn.

Usualmente, prefiero a Travolta en roles de villano y a Vaughn en comedias, pero en esta película todo funciona bien, Travolta como el padre protector y Vaughn como el padrastro psicológicamente abusivo.

Susan Morrison (Teri Polo) se va a casar con el millonario Rick Barnes (Vince Vaughn), Danny (Matthew O’Leary), producto del matrimonio anterior de Susan con Frank (John Travolta), no está nada feliz con el arreglo. Una noche decide fugarse a escondidas en el carro que Rick, aprovechando que su padrastro iría a la ciudad para quedarse con su papá. Esa noche, Danny presencia un asesinato llevado a cabo por Rick, quien se deshace de la evidencia y no despierta sospechas por ser respetado en toda la comunidad, mientras que Danny tiene fama por ser mentiroso. Frank le cree a su hijo y empieza una investigación por su cuenta, desvelando los secretos del hombre que ahora habita el mismo techo que su antigua familia.

Un thriller como cualquier otro, acontecimientos en sucesión que llegan a unos últimos minutos algo alborotados, suspensivos y repletos de tensión.

En un mar de tantas películas semejantes, tanto como contemporáneas como antiguas, Domestic Disturbance no se destaca. Es predecible y la actuación requerida es mínima para grandes actores como Travolta y Vaughn. Teri Polo no hizo tan buen trabajo, otra opción hubiese sido favorable; en cambio, Steve Buscemi clavó bien su interpretación. Travolta no se destacó tanto y Vaughn fue un villano aceptable y algo amenazador.

En este mar de películas de este tipo, como ya he mencionado, podríamos tirar nuestra caña de pescar y seguramente daríamos con muchas películas mejores.

A %d blogueros les gusta esto: