Non-Stop

CapturaA veces resulta más interesante cuando decides ver una película sin tan siquiera leer el argumento en alguna página de Internet como IMDB. Yo tampoco suelo ver trailers al menos que sea en el cine.

Por ahora digamos que empecé a disfrutar de Non-Stop después de ver solamente la portada y a Liam Neeson en ella. La misma que está como imagen adjunta en esta entrada.

La película no pierde mucho tiempo en ponernos en el filo de la trama; con un setting típico de un whodunnit? (de esas películas/libros que asesinan a alguien en un confín cerrado y los demás se pasan todo el tiempo tratando de descubrir al culpable) y sabiendo que Neeson es el protagonista (mayormente un actor que interpreta agentes que dominan alguna arte marcial y con oportunidad de acción siempre a su alrededor), la cosa no podía pintar mejor. Y, como si fuera poco, todo se desenvuelve dentro de un avión, a miles y miles de pies de altura.

Una vez en los cielos, Bill Marks, un oficial aéreo, empieza a recibir mensajes anónimos pidiendo depositar una suma de dinero a una cuenta bancaria específica, si no lo hace en 20 minutos, un pasajero morirá… ésto da comienzo a un partido de gato-y-ratón que te pondrá a pensar desde el primer segundo, donde cualquiera puede ser el malhechor, donde el tiempo transcurre con prisa y sin piedad. Muchos giros y sorpresas en una historia que no sabremos cómo acabará.

Non-Stop está protagonizada por Liam Neeson (como ya estipulé) y, junto a él, tenemos a Julianne Moore, Michelle Dockery, Quinn McColgan, Lupita Nyong’o y Corey Stoll.

Es una película tensa, te mantendrá al margen de tu asiento.
El uso de cámaras fue muy bueno dados los reducidos espacios. La música va de acorde con lo que vamos viendo y las actuaciones, aunque no estelares, son muy buenas para el género.

No es una película que se puede tomar muy a pecho en cuanto a realismo y detalles in-flight, pero cumple su propósito como Thriller que es.
Ojo que a muchos puede no gustarles el desenlace, pero para mi eso fue lo de menos.

La verdad es que Non-Stop me sorprendió mucho, no esperaba ver una película que me gustara tanto. Puedo recomendarla con un megáfono si es necesario. Mantengan mente abierta y recuerden que es un género para entretener sin demandar tanto de la audiencia.

Anuncios

Star Wars: Episode 1 – The Phantom Menace

starwars4Hasta que al fin decidí ver la tan conocida saga de Star Wars, aprovechando más bien que mi hermano menor se puso a eso; él vio las 3 últimas (que se lanzaron primero) y, como yo quería verlas en orden cronológico (en cuanto a la trama se refiere), decidí sumarme a su aventura cuando le tocara ver el Episodio I – The Phantom Menace.

En este primer episodio tenemos a dos Jedi que escapan de un asalto después de intentar negociar el paro a una guerra. Se verán viajando por diversos planetas, sumando aliados para una causa mayor. Entre esos aliados estarán la reina Amidala y un niño llamado Anakin Skywalker cuyo futuro promete mucho. Detrás de sus pasos anda un Sith que busca reclamar su gloria perdida, además del peso político de una federación malvada.

Antes de adentrarme en este mundo, busqué recomendaciones y, como consejo general, me dijeron que viera la saga en el orden de los episodios. También me dijeron que The Phantom Menace es la ‘peorcita‘ (o menos buena) de todas.

Debo decir que me gustó, me entretuvo bastante… Sentí estar viendo una película cruzada entre Final Fantasy y Mass Effect (los gamers me entenderán), y es una película completa: aventura, acción, comedia y demás.

Supongo que vi una versión re-masterizada, pues se veía muy bien y se me hacía difícil creer que estaba viendo un film del 1999. Los efectos de sonido y la música, excelentes. Los gráficos no hacían daño a la vista y, a mi parecer, las criaturas y demás se veían muy bien en este televisor. Tiene poco más de dos horas de duración.

Donde la película falla innegablemente es en la actuación. La noté un poco forzada y sobre-actuada (aún se tratase de una película de pura fantasía y futurismo) y a pesar de contar con actores como Ewan McGregor y Natalie Portman. Liam Neeson se lleva mayor parte del protagonismo, Samuel L. Jackson aparece en par de escenas y el niño Jake Lloyd (quien no es actor en la actualidad) hace el papel de Anakin.

En conclusión, creo que empezar con Star Wars: Episode 1 – The Phantom Menace fue un buen consejo. No es una película grandiosa pero considero que sería una buena antesala… Solo espero no tardar mucho para ver el segundo episodio.

A los más fanáticos que perdonen si cometí errores en la entrada y les pido me tengan paciencia: algún día los alcanzo… and remember, may the force be with you… o algo así 😛

Taken 2

Cuatro años separan una excelente película de una decente, películas que llevan el mismo título y una que es secuela de otra, manteniendo firme la creencia popular de que no hay segunda película mejor que la primera.

Taken 2, en mayor escala, se desarrolla en la ciudad de Istambul, Turquía; lo que considero mala publicidad para Europa/Asia donde el secuestro y el tráfico humano pinta ser un pan de cada día.

Tenemos nuevamente a Bryan Mills, el agente retirado que una vez salvó a su hija de las garras de traficantes humanos, matando decenas de delincuentes a su paso. Un tiempo más tarde, los familiares de las personas que Mills asesinó quieren venganza y aprovechan un viaje familiar a Istambul realizado por Mills su hija y su ex-esposa para intentar llevarla a cabo.

Esta vez su hija Kim logra evadir a sus captores y son Bryan y Lenore quienes se ven capturados, cambiando la dinámica de lo que aconteció un tiempo atrás.

Taken 2 arranca con suma lentitud, mostrándonos el presente de cada personaje principal y varios aspectos emocionales de ellos, sus relaciones y algo de interacción. Luego, pasaremos a disfrutar lo que tanto nos gustó de la primera película, pero a menor proporción.

Aunque tiene muchos errores (la cual se atribuye a los productores, director, guionista y quizás al staff de investigación) la actuación fue pasable, situando a Maggie Grace en el punto más elevado. La música y las tomas utilizadas en diversas escenas fueron buenas.

La película es corta, apenas 92 minutos. Dudo que alguien quiera más tiempo.

Taken 2 podría sobrevivir por sí sola, pero con la sombra de una excelente primera película, las posibilidades son mínimas. No es una mala película, pero les aseguro que NO es mejor que la primera parte… Ya saben que tan alta colocar sus expectativas. He leído muchos comentarios de personas desilusionadas (incluso yo esperaba más, mucho más). Espero que -ya sabiendo a lo que irán- no sufran una mayor desilusión también. ¡Les advertí!

…y otra creencia popular: “No hay 2 sin 3” ya hay rumores de una tercera entrega. No hay necesidad, salvo la de sacarnos el dinero de los bolsillos.

The Dark Knight Rises

Todo tiene un fin, o al menos eso dicen por ahí… Y ya fue el turno de Christopher Nolan y Christian Bale el decirle adiós a esta exitosa franquicia que dio un nuevo matiz a la adaptación de los cómics DC.

Casi todos conocemos a Bruce Wayne… bueno, casi todos conocemos a Batman. En el cine, este auge empezó cuando el director Tim Burton y actores, Michael Keaton y Jack Nicholson se reunieron para dar vida al héroe de Ciudad Gótica.

16 años más tarde, en el 2005, y después de mediocres “secuelas” dirigadas por Joel Schumacher, Nolan arranca la historia con “Batman Begins”. A ésta le siguió, “The Dark Knight” 3 años más tardes y, en ésta ocasión, “The Dark Knight Rises”, película de la que les hablaré un poco.

Han pasado ocho años en Ciudad Gótica desde los eventos relacionados con el JokerBatman ha desaparecido después de cargar con la culpa de los crímenes de Harvey Dent y una nueva amenaza corre por las calles de la ciudad oscura. La policía resulta insuficiente e incapaz de luchar contra tal amenaza y Batman tiene que resurgir para enfrentar a Bane, un hombre que lo pondrá a prueba tanto físicamente como psicológicamente.

El director Christopher Nolan nuevamente brilló detrás de las cámaras, además de ser quien -junto a su hermano, Jonathan– escribiera el guión.

También tenemos un elenco de primera, como era de esperarse: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Michael Caine, Marion Cotillard, Joseph Gordon-Levitt, Morgan Freeman, Gary Oldman, Liam Neeson, Cillian Murphy entre otros.

Para los fans de series de televisión famosas (como yo), algunos actores hacen pequeñas apariciones, actores del calibre de Aiden Gillen (“Game of Thrones”), Nestor Carbonell (“Lost”), Desmond Harrington (“Dexter”), Reggie Lee (“Grimm”, “Persons Unknown”, “Prison Break”), Brett Cullen (“Person of Interest”), Wade Williams (“Prison Break”), Daniel Sunjata (“Rescue Me”, “Grey’s Anatomy”) y más.

Especialmente Tom Hardy y Anne Hathaway sorprenden en sus roles como Bane y Catwoman. Actores que eran muy difíciles de visualizar en estos papeles y, sin embargo, sobrepasan las expectativas.

Me gustaría añadir que, personalmente, considero que la mejor actuación -y la más emotiva- fue la de Michael Caine… y una mención especial a Joseph Gordon-Levitt, actor que se está estableciendo como uno de los buenos.

The Dark Knight Rises es una película excelente, pero no es perfecta. De hecho, creo que es la más floja de la trilogía (no me crucifiquen por esto).

Les daré algunas de mis razones: la película se aleja un poco de la base de las otras dos y nos presentan un film más orientado a nuestra “típica película de súper-héroes”, y claro, tiene su historia y tiene la esencia, pero dista de las otras dos y la convierte (en mi opinión) en la más débil de las tres. Tom Hardy personifica a un increíble Bane, pero el personaje habla más de la cuenta y su trasfondo termina siendo un poco patético al igual que su derrota. Por partes, la película parece ser otra cualquiera menos que una adaptación de Batman, ya que el personaje aparece muy poco, menos de lo que estaría supuesto a aparecer. La parte “romántica” de la película es muy poco creíble, la historia no está exenta de errores como, por ejemplo, afiches y estaciones de trenes de Nueva York en la Ciudad Gótica, ¿en serio? Iniciales inconsistentes en los uniformes y vehículos de los policías, la falta de un tsunami después de una bomba nuclear y un grupo de policías que pasan meses encerrados y cuando salen lo hacen sin barbas ni cambios significativos. Además, las peleas no están muy bien coreografiadas (al menos las de Batman y Bane), algunos detalles de la trama son muy predecibles, vemos muy pocos gadgets de Batman y los vehículos nuevos no sorprenden. Y, por último, nos venden un cierre de trilogía y… bueno, ustedes verán la conclusión.

Digo todo ésto no por ser hater, sino que muchos se sorprenden cuando les digo que puntúo a The Dark Knight Rises con un 7.5 de 10. Puntuación muy modesta, pienso yo.

Ahora, lo bueno… Como ya les dije, la dirección y los detalles técnicos son increíbles, fascinantes, fuera de este mundo, Nolan es un genio en lo que hace y no puedo esperar para una próxima película de este joven director. La actuación es excelente, desde los personajes principales hasta los que parecieran más insignificantes y volátiles; es un elenco de primera y se demuestra de principio a fin. La música es espectacular, ritmos crudos y tribales, repletos de energía; así mismo el sonido en general es de alta calidad. La cinematografía es mindblowing, por suerte no decidieron adaptarla a lo que sería un innecesario 3D. La trama es envolvente, a pesar de la duración de la película (164 minutos) no llega a aburrir y nos mantiene alertas e interesados todo el tiempo.

Como pueden notar, The Dark Knight Rises es una experiencia única, recomiendo esta trilogía como recomendaría muy pocas… Es un deleite para todos nuestros sentidos.

¿Qué nos deparará el futuro? Siempre digo que el tiempo tiene todas las respuestas. Nadie sabe cuando se vuelva a adaptar otra Batman pero, mientras tanto, están saliendo películas de súper-héroes como si Hollywood los sacara de una máquina expendedora.

Espero que no me quieran dejar de leer después de este review y que les haya gustado mi humilde opinión. Ahora quisiera leer las suyas. 🙂

¡Hasta la próxima!

Wrath of the Titans

Después de una catastrófica primera parte -al menos en mi opinión y en la de muchas personas que conozco-, la Warner Bros. decide arriesgarse con una secuela y, a continuación, les hablaré un poco sobre el producto final y sus resultados.

En esta entrega ya han pasado diez años desde los eventos de la primera parte y vemos que Perseus (ahora un poco melenudo), a pesar de tener la virtud de ser un semi-dios,  ha decidido escoger la vida de los mortales. Contrae matrimonio y tiene un hijo. En las primeras escenas de la película, nos  percatamos de que su esposa ha fallecido muy recientemente y Perseus tiene que hacerse cargo de su hijo de diez años, Helios, en una comunidad costera y dedicada a la pesca.
Lo que Perseus desconoce es que entre los dioses hay una disputa y grandes problemas que se avecinan. Es entonces cuando su padre, Zeus, lo visita a la Tierra y requiere de su ayuda… Otra aventura más para el ya conocido héroe de la mitología griega.

Wrath of the Titans contó con un presupuesto de 150 millones de dólares y la dirección estuvo a mano de Jonathan Liebesman (“The Killing Room”, “Battle Los Angeles”). Entre los actores tenemos a Sam Worthington, Liam Neeson, Ralph Fiennes y Danny Huston quienes regresan una vez más en esta parte. Además, contamos con Édgar Ramírez (interpretando al dios de la guerra, Ares), Rosamund Pike (quien reemplaza a Alexa Davalos como Andrómeda), Toby Kebbell (que interpreta al hijo de Poseidon, Agenor), John Bell (como el hijo de Perseus, Helios), entre otros.

Si recordamos bien a Clash of the Titans, nos llegaría a la mente una película con una trama lenta a pesar de sus secuencias de acción, con efectos 3d desastrosos y un protagonista con números negativos en carisma. Elementos que deberían haber descartado una secuela inmediatamente.

Pero bien, aquí tenemos a Wrath of the Titans, y es mi tarea comentarles sobre ella.

¿Es mejor que la primera parte? Definitivamente, sí.
No es una película grandiosa, tiene sus fallas, eso no se puede ocultar. Aún así, poco más de 90 minutos son suficientes para ver a Perseus y los demás acabando con extrañas criaturas mitológicas; entre ellas: Quimeras, Minotauros y Makhais.
Y, por supuesto, no olvidar al titán, Kronos. (Por cierto, un solo titán y la película está titulada en plural, señalándonos “titanes”, pero bueno).

En cuanto al 3D, ésta es otra mejora considerable… Tiene muy buenos efectos y las escenas de acción son increíbles. Y es cierto, nunca tendrá la calidad de “Avatar” (aunque esta película tiene ya 3 años que se lanzó) ni de “Alicia en el País de las Maravillas” pero considero que, en general, hicieron muy buen trabajo. Se sorprenderán esquivando enormes piedras y es muy palpable ese viaje al infierno sobre la superficie rocosa.

Al igual que en la primera entrega, algunas escenas de esta película te aburrirán, son un poco lentas y como que tardan en arrancar -así como un carro que no quiere encender del todo-. Además, creo que algunos de los personajes fueron puestos así no más, para rellenar, sin historiales ni antecedentes.

Sam Worthington, producto de muchas quejas en la primera parte, hizo mejor trabajo en Wrath of the Titans. De los demás no tengo muchas quejas salvo lo que les comenté en el párrafo anterior: algunos personajes deambulaban sin razón de ser.

En conclusión, Wrath of the Titans es una disfrutable mejora de su antecesor Clash of the Titans, pero sólo eso. No esperen fuegos artificiales ni escenas orgásmicas, poco de eso tendrán. Ahora bien, lo que sí pueden esperar es OTRA secuela que ya ha sido anunciada tentativamente para el 2014. Como si ya no fuera suficiente -__-”

Gangs of New York

 

Soy parte de la gran cantidad de personas que dicen que son muy pocas las películas de Leonardo DiCaprio que podrían considerarse como “malas“. Lo mismo pasa con el director Martin Scorsese.

Este dúo pone en sincronización sus grandes talentos para desarrollar lo que es “Gangs of New York”, una película lanzada en el 2002 y que me tomó diez años en sentarme a verla; la misma cantidad de nominaciones que obtuvo para los Premios de la Academia (Oscars) en el año 2003.

Tengo que decirles que a pesar de tan gruesa cantidad de oportunidades, se fueron en blanco. Obtuvo nominaciones a mejor actor, mejor cinematografía, mejor vestuario, mejor dirección, mejor guión, mejor música, entre otros.

Como todos sabemos, los colores se hicieron para gustos variados, de igual forma sucede con el arte, la música y, como en este caso, las películas; para mencionar algunos enunciados.

La verdad que, siendo sincero, esperaba más de esta película. Creo que esperé demasiado para verla y eso restó el impacto que podría haber causado en mi, pero esa es mi conclusión definitiva. La película no es mala, pero de verdad esperaba más. Se extiende demasiado hasta el punto de aburrir y, honestamente, ninguno de los actores (salvo Daniel Day Lewis) me sorprendieron en lo absoluto.

Leonardo DiCaprio interpreta a Amsterdam Vallon un joven que fue testigo de cuando Bill ‘The Butcher’ asesina a su padre. Pasan los años y Vallon regresa a esa peligrosa parte de New York (ambientada en los años 1800) en búsqueda de venganza personal.

Apoyando a DiCaprio y a Daniel Day Lewis tenemos actores como Liam Neeson, John C. Reilly y Cámeron Díaz.

Reitero que no me gustó mucho aunque tuvo sus momentos, por ejemplo, la sangrienta batalla de los primeros minutos y las escenas finales que no detallaré por obvias razones.

Son muchas las películas de Martin Scorsese que no he visto, pero entre las que sí he podido ver, creo que esta es una de las más débiles.

Unknown

Siguiendo con las admirables actuaciones de Liam Neeson, Unknown es un thriller entretenido e inteligente. El director y los guionistas dan uso a una fórmula utilizada docenas de veces en la pantalla grande, pero la hacen funcionar una vez más. Si quieren rápidas comparaciones citaría a las películas de Jason Bourne y otras tales como Memento, Shutter Island y Changeling, sé que hay más, pero ahora mismo no llegan a mi cabeza.

He leído comparaciones con la magistral Taken, también protagonizada por Neeson y con una premisa comparable, por así decirlo. En ambas películas Neeson se mueve con rapidez en búsqueda de algo preciado: en Taken, su hija; en Unknown, su memoria, sus recuerdos, respuestas. Ahora bien, Taken es más un film puro de acción, mientras que Unknown nos llena de intriga, suspenso y misterio.  Tiene sus momentos: peleas, disparos y autos estallando después de persecuciones a alta velocidad, pero nada de esto es el tema principal, más bien es la implacable búsqueda de respuestas en una trama impredecible en su totalidad.

Aquí la sinopsis: Un bioquímico y su esposa visitan a Berlín para asistir a una conferencia en la que un científico y un patrocinador de Arabia harán una presentación que cambiará al mundo. Cuando la pareja llega al hotel, la esposa pasa a registrarlos cuando el bioquímico se da cuenta de que su maletín no está entre los equipajes, deduciendo que sólo podría estar en un lugar: el aeropuerto. Rápidamente, detiene un taxi y, de camino al aeropuerto, protagoniza un aparatoso accidente del cual sale con una herida que lo deja en estado comatoso por cuatro días. Al despertar y volver al hotel, la esposo no lo reconoce y se percata de que otro hombre ha tomado su identidad. Vaga por las calles de Berlín sin papeles de identificación y con una cantidad de dinero que rápidamente se puede agotar, sin lugar donde dormir y con miles de preguntas en su cabeza… Con ayuda de una enfermera, un espía retirado, una joven chofer de taxis y un amigo del pasado trata de dar respuestas a todas sus preguntas.

Es una muy buena película, buenas actuaciones, no es de las mejores de Neeson, pero aún así aceptable; la hermosa Diane Kruger llena las expectativas, aunque no podría decir lo mismo de January Jones quién a veces falla en escenas importantes (en mi humilde opinión), Bruno Ganz y Frank Langella formidables y temibles a la vez. La trama es muy buena para ser de este tipo de películas, mucha intriga, mucho misterio, te mantiene interesado. La música es buena, la cinematografía también -esas oscuras y gélidas calles de Berlín, presentadas con excelente calidad final-. Quizás los efectos de sonido debieron enfatizarse más, pero, en general, una buena obra cinematográfica, digna de ver y recomendada sin pensarlo mucho. Yo la he visto dos veces en menos de una semana. 🙂

Vamos a Hablar de Sexo…

Okay, ya que tengo su atención, el título de esta entrada es el tagline de la película que comentaré: Kinsey. Titulada por el apellido del controversial entomólogo, Alfred Charles Kinsey, cuya contribución más importante a la humanidad fue su estudio sobre el comportamiento sexual tanto en hombres como en mujeres.

La película se basa en hechos verídicos sobre la vida de este señor; desde su niñez, sus estudios, trabajo, matrimonio, hijos e investigaciones en el campo sexual, todo lo primero condensado y abarcando mayormente en lo último citado; su faena para establecerse como uno de los pionero en el área de la sexualidad humana.

Sus inquietudes comenzaron a partir del matrimonio y su primer encuentro sexual, el cual no fue satisfactorio, combinado con las preguntas de sus estudiantes de la universidad. Era profesor de biología y, aunque la sexualidad no era su campo per se, a él se le acercaban los jóvenes con problemas de intimidad, llevando a Prok (nombre que le dieron sus estudiantes, diminutivo de Profesor Kinsey) a interesarse por esta vertiente y tomando estadísticas en base a exhaustivas entrevistas.

Kinsey rompe tabúes de esos años (1930-1950 aproximadamente), concepciones erradas de prácticas como la masturbación, sexo oral, posiciones sexuales, etc. Y, por supuesto, esto no es muy bien acogido por una parte de la población y las investigaciones de Kinsey sufren a causa de esto.

Básicamente, la película trata sobre todo esto, presentada de una manera detallada y algo educativo, si así podría decirse. No recomendada para menores, ya que la manera poco ortodoxa de Kinsey para recoger datos incluye su presencia en plenos actos sexuales, además es obvio que los temas son enteramente avanzados; hay imágenes de órganos sexuales, presentan infidelidades, lujuria, desnudez total de ambos sexos, temas algo perturbadores y muy maduros tales como la pedofilia, incestos, violaciones, sexo con ancianos, homosexualidad, zoofilias, entre otros.

El elenco es excepcional, tomando en cuenta también que la película se filmó en 37 días, Liam Neeson (uno de mis favoritos, como creo que ya he dicho anteriormente) presenta otro papel de manera grandiosa, Laura Linney y Peter Sarsgaard brillan con su propia luz y Timothy Hutton y Chris O’ Donnell no se quedan atrás, a pesar de tener roles menos demandantes y de menos presencia en pantalla, aún así, un elenco que dió vida a 15 años de investigaciones y entrevistas a más de 18,000 americanos en tan solo 37 días de filmación. Como nombramientos especiales señalo a Tim Curry, Oliver Platt y John Lithgow que se merecen el señalamiento por sus grandes aportes en sus pequeños roles.

Como dije anteriormente, y como se pudieron dar cuenta aunque leyeran entre líneas, no es un film para todo tipo de persona, es crudo, es directo, no tiene rodeos. Lo recomiendo con mayor especificidad a psicólogos, sexólogos, doctores y todo lo relacionado con estas ciencias. La película es interesante, aunque un poco larga, por lo que llega a aburrir un poco en algunas escenas, pero la mayor parte del tiempo es entretenida y a la vez educativa. Hace 7 años que salió esta película y generó más de 10 millones de dólares, créanme, no será muy difícil de localizar.

After.Life

─¿Porqué morimos? ─pregunta una desconcertada y arrepentida Anna Taylor, a lo que Eliot Deacon responde: ─Pues, para hacer importante el vivir.

Después de un horrible accidente automovilístico, Anna Taylor “despierta” para encontrarse con Eliot Deacon, el director de funerales del pueblo, quien en esos momentos la está preparando para su funeral. Entre la confusión, el miedo y aún sintiéndose viva, Anna no puede creer estar muerta, a pesar de que Eliot le explica una y otra vez que está pasando por la transición hacia el más allá. Eliot admite que tiene el don de escuchar y comunicarse con esas almas aún perdidas y que es el único que puede ayudarla. Atrapada dentro de ese lugar, sola con Eliot y entre cadáveres, Anna debe enfrentar sus miedos y dudas en el camino de aceptación de su muerte. Sin embargo, Paul, devastado y afligido, era el novio quién pensaba proponerle matrimonio a Anna el día que esta murió; Paul duda de que Eliot sea quien dice ser y está convencido de que Anna aún vive.

Básicamente, la película gira en torno a estos tres grandes personajes y tiramos a Jack a la mezcla, un niño que demuestra ser más de lo que al principio parece. Tenemos un gran choque, una gran película. Cuatro puntos de vista distintos: La mujer en el dilema de la vida y la muerte, el director de funerales con el don de escuchar a los muertos atrapado en las voces de su trabajo, el novio angustiado buscando las respuestas mientras todos le dan la espalda y el niño que termina con un rol al cual no estaba destinado en un principio.

Es una de esas películas que te mantienen pensando cada minuto, cada detalle es importante y a la vez más confuso, te atascas con una idea y luego una escena te hace cambiar de parecer, es como si fueras una bola de tenis, te golpean para cada lado. Aún así, la directora hace el intento de dejar las alternativas abiertas para la propia interpretación de cada observador. Pasarás minutos analizando los detalles incluso después que pase la película, por lo que advierto que no es apta para insomnes. 😛

Es un filme que, inevitablemente, te recuerda a la serie “Saw“, no tanto en el contenido, sino en el trasfondo.

La música es bastante buena, le da excelentes toque de suspenso a las escenas y fácilmente es su culpa que nos mantengamos a la expectativa y al margen de nuestros asientos algunas veces. La dirección es muy buena, sutil y sensible a pesar de ser para una película que llegó a dvd sin pasar por las pantallas grandes. Los elementos técnicos en general son muy buenos y permiten a la película evolucionar con facilidad a medida que transcurren los minutos junto a cada personaje presente.

La actuación de Christina Ricci es aceptable, nada espectacular, por momentos nos hace olvidar que tiene tanto tiempo detrás de las cámaras, pero no nos distrae del argumento. Y ya que menciono distracción, cabe destacar que Ricci, debido al personaje que representa, pasa una gran parte de la película en un atrevido vestido corto, mostrándonos sus delicados atributos debajo de la fina tela roja y unas hermosas -pero pálidas- piernas. Ya para la mitad del film, tenemos a la actriz totalmente desnuda en varias de las escenas, solo es una advertencia de lo que se pueden encontrar y parte del porqué la película está Rated “R”. Por otro lado, el actor Justin Long me sorprendió con su actuación, deja marcado que puede trabajar con facilidad en dramas y suspensos y no solo en comedias e interpretando personajes homosexuales -y, por supuesto, en comerciales de Apple-. El adorable niño Chandler Canterbury, quien ya ha actuado en películas de nombre como “El Curioso Caso de Benjamin Button”, “The Knowing” y “Repo Man”, demuestra su comodidad alrededor de grandes actores una vez más, presentando su papel con agilidad y profesionalismo, muy creíble y con impresionante gracia. Y, por supuesto, Liam Neeson, más que espectacular, nadie habría hecho mejor ese papel tan demandante ya que necesitaba mostrar en su personaje muchas características para poder lograr el cometido de la producción cinematográfica.  Es la razón que hace que la película esté cargada de suspenso, misterio y preguntas sin rápidas respuestas. Neeson se encarga de colocar esas citas con increíble poder, es como si cada comentario que él hiciese fuera a grabarse en piedra, citas filosóficas. Citas como “I thought you were different. You all say you’re scared of death, but the truth is you’re more scared of life”, [“Pensé que eras diferente. Todos dicen que la muerte los asusta, pero la verdad es que les asusta más la vida”].

After.Life es una muy buena película, es mi tipo de film: suspenso psicológico, de esas que te ponen a pensar, tratar de adivinar y buscar respuestas a destiempo.
A pesar de tener baja puntuación en las redes sociales y páginas relacionadas, considero que After.Life debería ponerse a prueba. La busqué sin esperar mucho a cambio, solo detrás de Liam Neeson, que es uno de mis favoritos, y les digo que terminé satisfecho y, claro, con decenas de ideas en mi cabeza.

Dime tú, ¿qué responderías si Eliot te preguntara? “¿Qué harías con una segunda oportunidad?”

A %d blogueros les gusta esto: