Mets firman a Shaun Marcum.

Shaun+Marcum+Milwaukee+Brewers+Photo+Day+onQbAGoecRglEn lo que ha sido un día algo agitado en las Grandes Ligas, puedo regocijarme y decir en mayúsculas que AL FIN los Mets firmaron un contrato con un talento de Liga Mayor.

La temporada muerta ha visto mucha acción en las últimas horas, donde nuestro lanzador (dominicano y ex-miembro de los Mets) Pedro Martínez se ha unido nuevamente a la escuadra de los Media Rojas de Boston, pero en las oficinas como asistente especial del GM, Ben Cherington.

Además, los Bravos de Atlanta dieron ya con el cotizado jardinero Justin Upton, quien jugará junto a su hermano B.J. y junto a Jason Heyward, convirtiendo los jardines de los Bravos en uno muy peligroso.

Pero bien, volviendo a lo que nos concierne, los Mets han firmado a Shaun Marcum por un año y el anunciamiento depende del requerido examen físico. Esto supone que los Mets ya no perseguirán a Chris Young ni a Carl Pavano.

Siempre me ha gustado Marcum, lo he seguido a buen paso desde que regresó en el 2010 después de una operación de Tommy John, y puedo decir que estoy contento con la adquisición.

Después de la larga rehabilitación, Marcum se integró al circuito mayor como si nada hubiera pasado y, desde entonces, ha mantenido buenos números las últimas 3 temporadas:

33-19 en 85 juegos, permitiendo 209 carreras en 520 entradas lanzadas, para una efectividad de 3.62. A esto le sumamos 432 ponches (7.48 ponches por cada 9 entradas) mientras encaminó a 141 bateadores (8 de ellas intencionales), golpeó a 10 y permitió 472 imparables (62 de ellos cruzando la cerca).

Estos números son un poco superiores a sus primeras cuatro temporadas, y lo demuestro:

24-17 en 89 juegos lanzados (64 de ellos como abridor), permitiendo 174 carreras en 396.2 entradas lanzadas, para una efectividad de 3.95. A esto le añadimos una cifra de 314 ponches (7.13 ponches por cada 9 entradas) mientras dio 141 boletos (6 de ellos intencionales), golpeó a 17 y permitió 368 imparables (62 de ellos homeruns).

Las estadísticas fueron calculadas por mi mismo, utilicé como referencia los datos de baseball-reference.com, cualquier error la culpa debe atribuirse a mi.

Aunque en el antes-y-después de la operación no se nota una diferencia tan marcada, se puede -aún así- afirmar que Marcum volvió de su rehabilitación a plasmar mejores números, algo muy raro hoy en día.

Números aparte, era una prioridad para el gerente general de los Mets, Sandy Alderson, el conseguir un lanzador abridor que pudiera “devorar” entradas. Marcum NO es un remplazo directo de R.A. Dickey, pero es un lanzador que -si la salud lo permite- puede lanzar más de 180 entradas y ganar al menos 10-12 partidos, si el bateo y la defensa lo ayuda… Espero que gane 15 😀

Anuncios

Transacción R.A. Dickey, Mets, Blue Jays.

new_jays.0_standard_352.0En lo que fue un fin de semana (y un inicio de semana) bastante agitado para el equipo de los Mets de Nueva York y el conjunto de los Blue Jays de Toronto, puedo sentarme tranquilo a escribir esta entrada sabiendo que todo llegó a una completa y satisfactoria resolución.

En la que fue una de las transacciones más grandes en lo que va de temporada muerta de la MLB (otra en la que se ve involucrada los Blue Jays de Toronto), los Mets vieron partir al estelar lanzador ganador del más reciente Cy Young, R.A Dickey, además de dos jóvenes receptores: Josh Thole y Mike Nickeas.

R.A. Dickey es el 4to lanzador que cambia de equipo (vía transacción) en la historia de la MLB. Los otros fueron David Cone, Roger Clemens y Pedro Martínez.

Los Mets, en cambio, obtuvieron dos codiciados prospectos de alta calidad, un receptor veterano y un jardinero de ligas menores.

Los prospectos son Travis d’Arnoud y Noah Syndergaard, receptor y lanzador abridor derecho, respectivamente.

d’Arnoud es el prospecto #11 en toda la MLB, es el #1 entre los receptores y #2 en la organización completa de los Mets, situado inmediatamente detrás del estelar lanzador Zack Wheeler (quien fue obtenido desde los Gigantes de San Francisco en un canje que envió a Carlos Beltrán a la bahía del oeste el año pasado).

Noah Syndergaard es un lanzador abridor derecho, prospecto #83 de toda la MLB y #3 en la organización de los Mets.

Además de estos prospectos, los Mets obtuvieron los servicios del veterano receptor John Buck, quien afirmó que estaba feliz por la oportunidad y de ser parte del proyecto que los Mets van realizando. También dijo que para él un honor el ser receptor de un estelar grupo de jóvenes que él mismo ayudará a desarrollar.

Los Mets lograron convencer a los Azulejos de Toronto en añadir otro recipiente a la mezcla. Este recipiente fue el jardinero de ligas menores Wuilmer Becerra, nombre que quizás se pierde en el mar de los otros grandes nombres mencionados en este cambio, pero igual, otra pieza valiosa para la organización. Becerra era el prospecto #30 dentro de la organización de los Azulejos.

Hablando de números, los Mets obtienen un receptor joven (d’Arnoud) que bateó para .333 con 16 vuelacercas y 52 remolcadas en apenas 67 juegos. Su temporada terminó temprano gracias a una lesión en la rodilla de la cual aún se recupera. d’Arnoud estará listo para la temporada 2013 y se cree que empezará unas semanas en las ligas menores.

Syndergaard tuvo forja de 8-5 manteniendo una efectividad de 2.60 y ponchando a 122 bateadores en 103.2 innings lanzados.

John Buck tuvo un average desastrozo, bateando .192 (66-342), sacando la bola del parque 12 veces y empujando un total de 41 carreras. Los Mets esperan que Buck tenga una temporada similar a la que tuvo en el 2010, cuando dio 20 jonrones y empujó 66 carreras, bateando para un modesto .281 de average, aunque es muy poco probable.

En conclusión, el cambio me pareció muy bueno y acertado; muchos fans no querían ver a Dickey en otro equipo, pero mantener a Dickey y no reforzar la organización implicaría dos o tres temporadas más de conformidades. Ahora tenemos una organización más sólida.

Toronto buscaba una solución a corto plazo, los Mets una a largo plazo… Ambos equipos están contentos, yo estoy contento; el tiempo dirá a cual organización les resultó mejor la transacción, pero ahora mismo, en papel, todos ganan.

MLB: Más Premiaciones.

La semana pasada compartí con ustedes algunos listados con premiaciones otorgadas a algunos de los peloteros más sobresalientes en distintas categorías.

Hoy cierro estas informaciones, compartiendo los ganadores de las cuatro categorías más elevadas del circuito mayor: Novatos del Año, Manager del Año, Premio Cy Young a los mejores lanzadores del año y Jugador Más Valioso (MVP).

Novato del Año Liga Americana: Mike Trout (Los Ángeles Angels)

Trout terminó la temporada con números que lo situaban fácilmente en la  competencia por el Jugador Más Valioso (MVP), pero ha tenido que conformarse con este excelente premio. Al principio de la temporada, meses atrás, se pensaba que el cubano Yoenis Céspedes o el japonsés Yu Darvish ganaría con suma facilidad este premio pero, con la calidad demostrada por Mike Trout durante toda la temporada, no cabía duda alguna que, con apenas 20 años de edad, será una estrella del futuro.

Novato del Año, Liga Nacional: Bryce Harper (Washington Nationals)

Por muy pocos puntos, Bryce Harper superó a Wade Miley -de los Diamondbacks de Arizona– y se llevó un merecido trofeo a casa. Soy fan de los Mets y este jugador dio muchos disgustos a mi equipo, por lo que la falta de simpatía fue casi inmediata. No obstante, el jovencito de 19 años tiene un bate veterano, demostrado al batear 22 cuadrangulares con menos de 20 años. Definitivamente, otra estrella del futuro.

Manager del Año, Liga Americana: Bob Melvin (Oakland Athletics)

Después de leer el libro “Moneyball” de Michael Lewis, he empezado a dudar del rol verdadero que tiene un manager en el equipo de Oakland. Para la temporada del 2002, el dirigente Art Howe no era más que un títere de Billy Beane, quien realmente tomaba las decisiones del equipo en el campo. Pero bien, Bob Melvin fue galardonado con el premio después de llevar a un grupo de novatos y jugadores desconocidos a ganar 94 partidos, un año que incluso ha sido considerado no-oficialmente como “Moneyball 2”.

Manager del Año, Liga Nacional: Davey Johnson (Washington Nationals)

Después de una excelentísima temporada donde los Nacionales de Washington acabaron con el mejor récord de las grandes ligas, Davey Johnson gana merecidamente el premio, obteniendo el reconocimiento en ambas ligas (1997 con los Orioles y 2012 con los Nacionales). Premio bien merecido.

 

Cy Young, Liga Americana: David Price (Tampa Bay Rays)

Por milímetros -para decirlo de alguna manera- el zurdo David Price ganó al carrera al favorito Justin Verlander y se llevó el Cy Young de la Liga Americana al ganar 20 partidos, ponchar a 205 bateadores y mantener una efectividad en 2.56. Números excelentes y dignos de reconocimiento.

 

Cy Young, Liga Nacional: R. A. Dickey (New York Mets)

Este señor subió la montaña del Kilimanjaro, co-escribió y publicó un libro autobiográfico y tuvo una temporada de ensueño donde ganó 20 partidos, fue líder en ponches (algo que dijo en su libro que nunca lograría) y mantuvo una efectividad de 2.73. Ganó el premio con unanimidad… Creo que Dickey debería de añadir un capítulo a su libro y publicar otra edición. Ese premio fue un orgullo para todo fanático de los Mets de Nueva York… Fanáticos como yo.

MVP, Liga Americana: Miguel Cabrera (Detroit Tigers)

La verdad es que, aunque hayan muchos jugadores élites en la Liga Americana, este nombramiento no me sorprendió en lo absoluto. Miguel Cabrera es uno de los mejores hoy en día y, alcanzar la proeza de la Triple Corona, es una gran muestra de ello. Quizás su competencia más directa fuera Mike Trout, pero era un premio que le pertenecía a Cabrera sin muchas dudas.

 

MVP, Liga Nacional: Buster Posey  (San Francisco Giants)

Después de una temporada de ensueño, donde tuvo su mejor temporada estadística y como profesional, donde creyó que concluiría ganando la Serie Mundial con su equipo y continuó llenando sus estanterías de diversos trofeos en distintas categorías y culminando con el mejor premio individual que un jugador puede obtener. Posey es un jugador joven que ha llegado muy lejos en poco tiempo y tiene mucho camino por delante.

NY Mets – Temporada 2012

Todavía restan los playoffs pero, para los Mets, ya esta temporada 2012 está en su espejo retrovisor.

Los Mets de Nueva York experimentaron altas y bajas en esta temporada 2012. Después de una formidable primera mitad, donde danzaban alrededor del primer lugar de su división y con un espacio para los Playoffs, tuvieron una segunda parte desastrosa; después del Juego de Estrellas no todo fue color de rosa para el equipo azul y naranja. Perdieron 12 de los 13 juegos que siguieron al evento de las estrellas; Johan Santana (quien lanzó el primer no-hitter de la franquicia) no volvió a lanzar igual hasta que cayó en la lista de lesionados, el bate de David Wright se enfrió y Jason Bay nunca llegó a producir como lo exige su contrato y los números del pasado. Además, las conocidas lesiones empezaron a afectar al plantel, en fin, la realidad les cayó encima.

Para el futuro, los Mets decidirán cómo ver lo acontecido en esta temporada. Pueden optar por ser positivos, tomando en cuenta el rendimiento de la primera parte y el progreso de sus jugadores más jóvenes; o pueden fijarse en todo lo negativo y estancarse allí.

Al menos, mantuvieron a sus fans entretenidos y con mayores esperanzas que en años pasados.

Sin duda alguna, el punto más alto a favor del equipo fue R.A. Dickey, quien acumuló números excelentes y ganó el 27% de los juegos del total obtenido por el conjunto.

Dickey lanzó dos juegos permitiendo 1 sólo hit en dos encuentros consecutivos en el mes de Junio y, cuando llegó el verano, su productividad no disminuyó en lo absoluto. Y no es sorpresa que su nombre suene fuerte en la candidatura para el premio Cy Young.

La rotación de lanzadores, en cierto modo, hizo un buen trabajo: Dickey tuvo, sin duda alguna, la mejor temporada de su carrera. El joven Jon Niese demostró ser un lanzador confiable, acumulando los mejores números de su carrera: (13-9, 3.40, 190.1 entradas lanzadas y 155 ponches). Dillon Gee estaba encaminado a tener una temporada regular si la lesión no lo hubiese sacado de la competición. El novato Matt Harvey, quién fue llamado a las Grandes Ligas antes de tiempo y abanicó a 11 bateadores en su debut y quien lanzó como un profesional en 10 partidos, ganando 3 partidos, abanicando 70 en 59.1 entradas y acumulando una efectividad de 2.73.

En cuanto a los bateadores, David Wright lideró a los demás con una espectacular primera parte (.353, 14 vuelacercas y 65 remolcadas), terminó la temporada con un average de .306, 21 vuelacercas y 93 remolcadas; a ésto le añadimos 41 dobles, 91 anotadas y 15 bases robadas. Cabe destacar que Wright rompió el récord de más hits conectados en el equipo de los Mets de por vida, llegando a 1,426 y superando los 1,418 de E. Kranepool.

Rubén Tejada demostró ser capaz de sustituir a José Reyes con un bate seguro y una defensa formidable. Scott Hairston mostró poder bateando 20 cuadrangulares desde la banca y Ike Davis, a pesar de un bajo promedio de bateo (.227), tuvo una temporada de más de 30 cuadrangulares (32 para ser exactos), primero en lograrlo en el Citi Field.

Los Mets terminaron la temporada con una forja de 74-88 y es difícil que un récord así mejore para el próximo año.

Los Mets están en período de reconstrucción y preparación. La meta principal es conseguir una extensión de contrato a David Wright y R.A. Dickey, cuyos contratos expiran este año. También, Sandy Alderson pretende hacer mejoras en el equipo sin sacrificar sus piezas jóvenes y mucho dinero del presupuesto. Y queda esperar que Santana y Bay rindan lo que deben rendir y que los jugadores jóvenes se desarrollen pronta y efectivamente.

Para los directivos del equipo cada año no es más que negocios, pero los fans queremos ver un equipo que gane y nos brinde la esperanza de una post-temporada. Pero, como para casi todo en la vida, solo resta esperar.

Así mismo como siempre se promete… el próximo año será mejor, falta ver si será verdad.

New York Mets – Mitad de Temporada.

¿Quién imaginaría que los Mets de Nueva York estarían parados dónde están en estos momentos? Tranquilos en estos días de descanso, en tercer lugar de la división actualmente más competitiva.

Tercer lugar no es la gran cosa, pensarán muchos; pero faltando más de 75 juegos por jugar, los Mets están a tan sólo 4.5 juegos del primer lugar y a medio juego para un espacio en el Wild Card (recuerden que este año 5 equipos pasarán a la postemporada en cada Liga).

Los renovados Marlins de Miami, los constantes Bravos de Atlanta, el tremendo staff de lanzadores de los Phillies de Philadelphia y el joven talento de los Nacionales de Washington aseguraban a los Mets un puesto en el sótano de la División.

Vaya sorpresa… incluso para mí.

David Wright, R.A. Dickey y Johan Santana han cargado la mayor parte del éxito del equipo. Pero, en general, este éxito se debe a un grupo de peloteros rindiendo más de lo que se esperaba; una rotación de lanzadores efectiva y una explosiva ofensiva ha mantenido al conjunto luchando en tan difícil División.

Después de una temporada mediocre y llena de frustraciones, David Wright se ha crecido para poner números estelares este año y estar entre los rumores de ser el Jugador Más Valioso, dependiendo de cómo termine su temporada.

También tenemos a R.A. Dickey quien puso números increíbles en el mes de Junio y se ha convertido en el lanzador más constante del equipo y uno de los más respetados en toda la Liga. Un nudillista de 37 primaveras que parece mejorar cada año.

Por otro lado, Johan Santana quizás no tiene números impresionantes pero el mantenerse saludable y, por supuesto, haber lanzado el primer No-Hitter de la historia del equipo, inyecta adrenalina y pasión; algunos de los elementos necesarios para mantener la chispa adecuada para ganar partidos.

Y claro, no todo ha sido un cuento de hadas en esta parte de Nueva York. El Bullpen -una parte en la cual el gerente general invirtió mucho dinero en la temporada muerta- es actualmente uno de los peores en todo el Baseball. Si los Mets quieren avanzar ésta es un área en el que deben de trabajar antes que pase la fecha para intercambios de jugadores.

Además, los Mets necesitan otro bateador derecho que sea consistente y confiable ya que Jason Bay no es de fiar y permanece lesionado más tiempo que en el campo de juego. Necesitan otro bateador derecho porque han sido dominados por los lanzadores zurdos y la División Este de la Liga Nacional está cargado de ellos.

En conclusión, los Mets han sido uno de los equipos más divertidos e intrigantes de seguir en esta temporada… y, ¿porqué no? Pueden pensar en post-temporada por primera vez desde el 2006… ¡Eso me haría feliz!

Personaje del Mes: R.A. Dickey

Robert Allen Dickey es un lanzador de 37 años de edad que juega para el baseball de las Grandes Ligas, actualmente con los Mets de Nueva York y ha jugado previamente en los equipos: Texas Rangers, Seattle Mariners, Minnesota Twins y Milwaukee Brewers.

Ahora mismo es conocido por ser el único lanzador nudillista en toda la Liga. Un “nudillo” es un tipo de lanzamiento el cual es errático y de impredecible dirección, la bola danza en el aire, tal como una mariposa y es imposible de determinar dónde caerá. Por esto, los receptores pasan un mal rato trabajando con estos lanzamientos, así como los bateadores para hacer contacto y los umpires para cantar bolas y strikes. Se llama nudillo por la manera en que se sujeta la bola antes de ser lanzada [ver foto].

Para que puedan percibir a lo que me refiero con el “nudillo” les dejo este corto y sencillo video, donde se lanzan -en cámara lenta- una serie de nudillos.

Volviendo a R.A. Dickey, éste fue escogido por mi como el personaje del mes por tres razones: la historia en que lo convierte en nudillista, el éxito actual con los Mets y el libro que publicó hace poco.

Dickey fue escogido por Texas en el primer round (elección número 18) en el draft del 1996. Su bono por firmar con el equipo era de 810 mil dólares, pero esto se fue abajo cuando uno de los doctores del equipo vio el brazo derecho de Dickey de una manera extraña en una foto. Esto llevó al equipo a evaluar más a fondo a su prospecto y fue cuando encontraron que al lanzador le faltaba el ligamento lateral interno del codo derecho, esto hizo que bajaran la oferta a 75 mil dólares.

Los doctores afirmaban que debía de ser imposible para mi abrir una puerta por el manubrio sin sentir dolor. Lo que convertía el lanzar una pelota de baseball en una proeza.

Dickey pudo debutar con los Rangers de Texas en el 2001. Lanzaba una bola “rápida” (a unas 80 millas por hora), una curva ausente de confiar y un extraño “Forkball”. Lo que Dickey no sabía era que ese forkball realmente era un nudillo más fuerte y, en el 2005, después de años sumidos en al mediocridad, Dickey se dijo que la mejor manera de salvar su carrera sería perfeccionando el lanzamiento.

En el 2006, los Rangers le dieron la oportunidad de probar su nuevo lanzamiento en las Grandes Ligas y fue apaleado en su primer juego permitiendo 6 jonrones. Luego de esto, se perdió la confianza en él y se envió a las menores.

En el 2007, firmó con los Brewers de Milwaukee para un contrato de liga menor y le fue muy bien. Incluso ganó Lanzador del Año del Pacific Coast League con los siguientes números: 12-6, 3.80 de efectividad.

Los siguientes años lanzó de manera regular entre los equipos de Minnesota y Seattle, lanzando tanto para las mayores como para las menores.

En el 2010, firma por un año con los Mets de Nueva York y, en ligas menores, lanza un juego completo permitiendo un solo hit en todo el partido, eso fue el 29 de abril del 2010. Unos 20 días después, es llamado al equipo grande y, desde entonces, comienza a brillar.

No daré muchos detalles, pero ese año Dickey terminó con forja de 11-9 en 26 juegos, 174 Innings lanzados y 104 ponches, manteniendo una efectividad de 2.84, entre los líderes.

Después de tan exitoso año, los Mets lo firman por dos años más: 2.25 millones en el 2011 y 4.25 millones en el 2012 con la opción de firmar en el 2013 por 5.3 millones de dólares más.

En el 2011 no lo fue tan bien como en el 2010, pero fue consistente y rompió varios de sus propios récords lanzando 208 entradas en 32 juegos, ponchando 134 bateadores y manteniendo una buena efectividad de 3.28 a pesar de un débil forja de 8 ganadas y 13 derrotas.

Saliéndonos un poco del Baseball, Dickey es de religión Cristiana y es fiel sirviente a las causas. Trabaja en fundaciones que ayudan a la facilitación de medicina, leche y suministros deportivos a localidades pobres de América Latina.

Es un hombre graduado en Literatura y cuyo hobbie es la lectura. Estudió en la Universidad de Tennessee y se graduó con un índice de 3.35.
Tiene una hermosa -y numerosa- familia como se puede apreciar en esta imagen.

Una de las hazañas que logró el año pasado -sigo hablando fuera del baseball- fue el escalar el Kilimanjaro -la montaña más alta en África (5,895 metros o 19,341 pies por encima del nivel del mar)-. En esta expedición, Dickey buscaba llamar a la atención en cuanto a tráfico de humanos en Mumbai. Llevó a cabo la aventura junto al receptor del bullpen de los Mets, Dave Racaniello y con el lanzador de los Indios de Cleveland Kevin Slowey. Recaudaron aproximadamente 100,000 dólares en esta aventura. No puedo dejar pasar por alto que el equipo de los Mets pidió y amenazó a Dickey para que no realizara ese viaje. El lanzador arriesgó su salario del 2012 (4.25 millones) por esta travesía. Cuando se acercaban a la cima, Dickey tuvo que batallar con la fatiga y nauseas, cuando finalmente llegó a la cima, se expresó a un amigo mediante un escrito que decía: “Dios es bueno”. Este viaje fue inspirado por un libro que había leído llamado “The Snows of Kilimanjaro” (Las nieves del Kilimanjaro) de Ernest Hemingway.

Como si  fuera poco, este lanzador no hace muchó (29/3/12)  publicó un libro autobiográfico titulado “Wherever I Wind Up: My Quest for Truth, Authenticity and the Perfect Knuckleball”, escrito junto al reportero de Nueva York, Wayne Coffey. Aún no he adquirido el libro, pero lo haré. En él, Dickey toca temas tan personales como abusos sexuales que sufrió durante su niñez e ideas suicidas que rondaban después de adulto.

Volviendo al baseball, y para cerrar este post que tanto he disfrutado escribiendo, R.A. Dickey actualmente está teniendo una temporada de lujos. Los Mets han jugado -hasta la fecha- 49 juegos (son 162 por temporada) y Dickey acumula forja de 7-1 y efectividad de 3.06 con 61 ponches en 64 entradas lanzadas. (Para ver sus estadísticas completas, entre aquí).

Con todos estos datos, creo que más que un simple personaje del mes, Dickey debería ser un modelo a seguir.

A %d blogueros les gusta esto: